Una butaca de fieltro y su marco



A partir de una base clásica con capitoné, un tapizado muy elegante y una forma muy seductora,  nace esta butaca.
Una butaca que se tapiza con tela de fieltro y se fabrica en esto dos colores. Las patas también forradas consiguen que esta pieza tenga un acabado con mucho encanto.
Butaca decorativa y a su vez cómoda y apropiada para cualquier espacio: un salón, una habitación, una sala de espera…y por qué no, un vestidor.
En el proyecto “una suite fucsia” colocamos una de estas butacas en el vestidor, acorde con los colores de la alfombra. Para acompañar a la alfombra contamos con la profesionalidad de Noelia y Silvia de Aratz Enmarcaciones y elegimos esta combinación atrevida de dos marcos; un marco de terciopelo del mismo color  que la butaca envuelto con otro marco dorado.