Dale vida al suelo que pisas. Capítulo I

Cuando necesitamos cambiar o elegir el suelo que pisamos y tenemos claro cuáles son nuestras necesidades y presupuestos, es el momento de elegir el material.
Habitualmente nos decantamos por parquet o suelos laminados, y no siempre tienen por qué ser la mejor opción.  ¿Por qué no dar la oportunidad a otros materiales y conseguir que el  suelo tenga  su propio protagonismo?

Suelos de madera natural

Es muy difícil encontrar un material que pueda igualar la calidez de un suelo de madera natural.  La madera natural es más irregular y envejece más rápido, pero como todos los materiales nobles, las transformaciones son bellas y si es de buena calidad se puede acuchillar y volver a tener un suelo nuevo.

via: porcelanosa blog
Suelos de piedra natural

La piedra natural  es mucho más resistente que la baldosa en general, sin embargo, a la hora de elegir un suelo, debemos conocer el grado de porosidad tanto de la piedra como de la baldosa ya que, cuanto más poroso sea el material, más se ensuciará y pueden quedar manchas difíciles de quitar.
Tanto la piedra como la madera, al ser materiales nobles,  van cambiando el color con el paso de los años y, aunque este no es recuperable, sigue teniendo su encanto con el paso del tiempo.

Suelos de microcemento.
Mi.kely DeinDe
Este material es una buena solución que vale la pena plantearse cuando buscamos un pavimento continuo, sin juntas  y  resistente.  Su grosor ronda los 3mm,  y se puede colocar sobre las baldosas, por lo que permite una reforma rápida y limpia.  Hay que tener cuidado con la composición porque de ello dependerá su dureza.
via: desiretoinspire
Suelos de linóleo

El linóleo es el clásico sin complicaciones entre los revestimientos de suelos. Se compone casi exclusivamente de materias primas naturales y renovables, tiene una especial larga vida y es naturalmente anti-bacterias. Gracias a su especial resistencia, son ideales para áreas domésticas de uso elevado o áreas comerciales de uso normal. Y no hay que olvidar además sus cualidades ecológicas.
via: meister.com
Suelos de  PVC o suelos vinílicos

Los suelo de PVC o vinílicos han sufrido una gran evolución en estos últimos años, tanto es así que cada vez se asimilan más a los suelos laminados, consiguiendo imitar a maderas, baldosa... Permiten además  su colocación continua o en losetas y presentan una muy fácil limpieza.


Suelos económicos y muy fáciles de colocar, convierten al PVC en el producto estrella del bricolaje.

+ QUE UN VINILO.

Este suelo obra del escoces Jim Lambie consiste en cintas adhesivas de colores colocadas estratégicamente siguiendo la forma de la estancia.  Nos apasiona como combina  lo clásico con  lo geométrico y el color.