Una cocina comedor XXL

Esta cocina está diseñada para una familia en la que prácticamente todos sus miembros disfrutan del placer de cocinar y que además tienen la suerte de poder compartir muchas veces la misma mesa.
Las líneas rectas y el blanco son los principales ingredientes de esta cocina con gran capacidad de almacenamiento. 

La madera, presente tanto en la barra del fondo como en los interiores de cada armario,  aporta calidez y proporciona un espacio puro y acogedor.
La zona del comedor se encuentra envuelta en un pórtico marrón texturado que enmarca y da relevancia a las reuniones familiares en torno a la mesa.

Una ligera mesa de cristal sobre una estilizada estructura en blanco, junto con unas sillas que se mimetizan con la envoltura, permiten que la  lámpara de Arturo Álvarez  adquiera el protagonismo que se merece.


Una puerta corredera de cristal blanco da continuidad a  la pared y nos oculta la zona de lavabo. Encontramos además la puerta de acceso a la cocina. Se trata de una puerta muy especial dentro de esta vivienda; da la bienvenida a los habitantes e invitados a la mesa e impregna a la cocina de un acceso exclusivo.


La importancia de la iluminación
Nos encontramos ante una cocina con mucha luz natural durante el día y una iluminación a medida para cualquier otra situación:
Para cocinar: unas lámparas empotradas en las zonas de trabajo.
Para comer: una lámpara llena de personalidad formada por barritas de tablero marino de Arturo Álvarez.
Para ambientar: un botellero diseñado exclusivamente para esta familia con su propia retro-iluminación.
Para reposar: una iluminación sobre la barra de la ventana, buscando el descanso.

   

  "Si estás bien alimentado estás preparado para jugar, para reir, para hacer el amor, para trabajar. Por la boca entran las dos cosas, la salud o la enfermedad"